En el reino de Colorín Colorado, un pequeño pueblo intenta conseguir un tesoro que se encuentra dentro de un castillo custodiado por un enorme dragón llamado Drago. Tras incontables intentos, y después de emplear todas las artimañas que conocen, deciden pedir ayuda a los reyes del reino. De la mano de sus hijos, los príncipes Iván y Yara, lograrán acceder a la sala del tesoro para compartirlo con los habitantes del pueblo, con el propio Drago y con los lectores de este cuento.Por cierto, queréis saber cuál fue esa arma tan valiosa que utilizaron los príncipes Iván y Yara Lo encontraréis en la lectura Es algo que todos poseemos y con lo que podremos conseguir cualquier cosa que nos propongamos.