El verano de Hyannis Port constituye una insólita aproximación poética a la era Kennedy y el mundo de los años setenta, a la par que supone asimismo una audaz incusión en un género que bien pudiera denominarse épica contemporánea