El texto del evangelio que corresponde a la Misa, día a día durante todo el año, con unos muy breves comentarios, puede ser una buena ayuda para leer, entender y orar la vida de Cristo. "Echar" cada día la Palabra Viva en nuestra cabeza, leer una, dos veces, dejarla reposar, darle vueltas, que filtre hasta empapar nuestra personalidad y nuestro quehacer. Jesús y tú. Él -su vida, sus sentimientos, sus palabras- y tú. ¿Qué me dices con eso a mí? ¿qué quieres enseñarme con aquello? ¿por qué reaccionas así? ¿qué te hace llorar y qué reír? ¿cuáles son tus preocupaciones acerca de nosotros?.El evangelio es para ti.