Después de la segunda guerra mundial, la herencia de la modernidad hizo crisis y dejó a su paso a una posmodernidad cuyos contenidos se desconocen. El resultado es el reino de la incertidumbre y del escepticismo que es evidente, tanto en la ciencia como en la filosofía, la historia, la política y las artes.