¿Quién ha prohibido leer y escribir en el paraíso? Después de la muerte de su mujer, Alasdair Barrie, un ingenuo y apasionado explorador escocés de la segunda mitad del siglo XIX, se lleva a sus hijos y a una joven institutriz a una isla desierta para escapar de la atmósfera corrupta y equivocada de la civilización. Pronto, razón e instinto, confinamiento y escapatoria, lo animal y lo humano luchan por conquistar el futuro que representan los niños, los cuales no podrán limitarse a ser simples espectadores. La escritura -y su prohibición-, la ropa -y la desnudez- recorren la narración como poderosos símbolos que confluyen en revelaciones sorprendentes y un desenlace dramático. Con un lenguaje exuberante y colmado de imágenes, la novela convierte a la isla en un personaje más, dando voz a lo que queda cuando nos hemos ido, o cuando no estamos mirando, y reflejando su movimiento circular, su belleza sin historia, la ciega minuciosidad de los insectos y los archivos ilegibles de las hojas que se pudren en el suelo de la selva.