En la ciudad de Edimburgo, en el siglo XIX, se producen cuatro asesinatos. Un religioso, un coronel, un empresario de pasado turbio y un farero retirado son asesinados de manera brutal y desmembrados cruelmente. Evelyn Todd, una chica de veinte años, asegura haber soñado con cada una de las muertes aunque niega tener nada que ver con ellas. Dos investigadores se ven envueltos en los casos: Carus Groves de la policía de la ciudad de Edimburgo, que persigue la pista que pueda vincular a Evelyn con los asesinatos; y Thomas McKnight, profesor de Lógica y Metafísica, que insiste en investigar el pasado de la chica y averiguar cuestiones más amplias como por qué Evelyn es capaz de ver los crímenes con todo detalle y si ella "represente el mal inherente a todos nosotros. Un instinto primitivo, un componente fundamental de la evolución". Anthony O`Neill ha conseguido construir una atmósfera escalofriante, llena de personajes inquietantes y conmovedores.