El pequeño mecanismo de los acontecimientos ordena en un solo hilo, con sus pausas, lazos y líneas rectas, la trayectoria de un joven autor que se deja atrapar por la magia del instante y recoge sus enseñanzas en pequeños e inesperados diamantes. La de Fabián Casas es una poética atenta al transitar de las cosas, al misterio de los eventos anodinos, presentes y pasados, a 'la gramática incomprensible de una reunión de amigos': una mirada divertida y fraternal ante el mundo. Sus poemas se ajustan al tono con que las cosas hablan su propio idioma y dan testimonio. Como observa Hernán Bravo Varela, que preparó y presentó este volumen: 'Antes que seguir el famoso tópico horaciano ('Vive el día de hoy'), Casas modifica su acción ('Captura el día de hoy') y consigue una foto, una instantánea'.